Piscinas

Antes de construir una piscina es necesario contar con un proyecto previo, realizado por un arquitecto y aprobado por un ayuntamiento.
Un entorno vegetal que cuente con el mayor número de horas de sol posibles será la ubicación idónea, consiguiendo además una agradable zona de solarium; pero también puede ser fuente de hojas e insectos, que exigirán un mayor esfuerzo en el mantenimiento. Deben evitarse árboles que extiendan sus raíces de forma horizontal, como sauces e higueras o los de hojas caducas .Habrá que tener en cuenta también la topografía del terreno, evitando que haya obstáculos para la circulación de agua.
La orientación más adecuada es la cardinal mirando al sur o al oeste. Sea cual sea la ubicación elegida, la lamina de agua debe quedar protegida de los vientos dominantes, impidiendo a su vez que la vegetación colindante proyecte sombras pronunciadas.

Formas:

La forma es libre, y utiliza el gusto personal; solo hay que calcular la capacidad cúbica del filtro, ya que de este va a depender el mantenimiento. Las rectangulares son las más apropiadas para la natación; las curvilíneas resultan más estéticas.
A la hora de decidir el tamaño, hay que tener en cuenta el uso que se le va a dar y la superficie con la que se cuenta. Respecto a la profundidad, cuando mayor sea esta mayor será el costote la construcción y el mantenimiento.
En cuanto a los materiales, los más empleados son los de hormigón y el poliéster. De las prefabricadas, las de acero con revestimiento impermeable de polivinilo son resistentes a las filtraciones, pero el color tiende a deteriorarse con el sol; Las de poliéster vítreo son estructuras de una sola pieza y se eligen sobre catalogo.

Limpieza:

Mantener el filtro limpio es fundamental. Antes de usar la piscina es preciso frotar las paredes con un sepillo de raíz para desincrustar la suciedad acumulada. Para completar la limpieza, contamos con robots limpiadores automáticos y barredores de fondo, que no requieren instalación ni mantenimiento.
Los Kits electromagnéticos adaptables a cualquier piscina, resultan imprescindibles a la hora de vigilar la cantidad de agua; regulan el PH y el cloro, la cantidad adecuada de desinfectante.
Como accesorios manuales, los quita hojas con mangos de divisa longitud, según el tamaño de la piscina, nos ayudarán a eliminar sobre la marcha insectos, hojas que quedan sobre la superficie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*