Pensamientos coloridos

Son famosos por sus coloridas flores, es una planta rastrera y como ya dijimos alcanza hasta los 20 centimetros de altura. Las flores de la Viola Tricolor aparecen desde octubre hasta fines de mayo. Para los finales de la primavera tendrán mal aspecto y lo mejor será cambiarlos por otras especies de estación. Antes de hacer esto, conviene cortar sus tallos lo más bajo posible, de está manera estaremos prolongando su floración.

Los pensamientos necesitan de suelos ricos en nutrientes, no muy ácidos y con buen drenaje, así tienen un buen crecimiento, es una planta ideal para cultivarla en canteros, macetas o jardineras. Es conveniente un periodo de adaptación a las temperaturas y las condiciones del ambiente antes de trasplantarlos al lugar definitivo.

Los pensamientos, por ser plantas reproducidas en invernadero van a necesitar ese breve periodo de adaptación de las temperaturas y las condiciones exteriores. Les vendrá muy bien dejarlas algunos días en macetas, regándolas diariamente, cerca del lugar donde las vamos a plantar.

Mientras tanto, se ira preparando el cantero, removiendo la tierra, agregando algo de compost y dejando que la mezcla se airee. Cuando haya pasado ese periodo, se debe proceder a la plantación.

Respecto del riego, se deberá intentar mantener la tierra siempre húmeda, pero sin dejar de prestarle atención al suelo, se debe evitar que se formen charcos. Es ideal regarlos frecuentemente, pero por poco tiempo. Los pensamientos necesitan pleno sol o mejor sol directo en algún momento del día. Son plantas muy resistentes de los fríos invernales y han demostrado necesitar poco mantenimiento.

La fertilización la podemos realizar luego de 2 o 3 meses de plantados. Necesitan del riego con fertilizantes granulados solubles. Entre las plagas que más suelen afectarlos se encuentran: la arañuela roja, los pulgones, babosas, trips y caracoles. Se los puede tratar con insecticidas o acaricidas. De las enfermedades, el oídio, es el hongo que hace ver a sus hojas de color blanquecino. Por ser de bajo costo, conviene reemplazarlos antes que tratarlos. Igualmente podemos tratarlos con agua y tabaco o agua y jabón neutro, productos caseros, pero muy efectivos.

El mejor perfil

Los pensamientos son muy usados, por sus coloridas flores y gran resistencia para engalanar los bordes de canteros. Por otra parte, resultan perfectas para combinar con prímulas y begonias.

Los pensamientos gozan de cierta fama referente a su uso medicinal, es por que contienen sustancias que son diuréticas, laxantes y depurativas. Algunas personas hierven en agua la planta entera (conviene con las flores) y hacen una infusión que es tomado para combatir catarros y tos. También, se suele aplicar esa infusión en algodones o gasas para combatir afecciones de la piel, como el acné.

Algo más

Si se quiere obtener plantines hay que sembrar las semillas al final del verano. Es importante hacerlo con un buen sustrato, a poca distancia unas de otras. Si se va a apelar a este proceso, deberemos dejar que algunas flores se marchiten hasta que los frutos se formen, se debe controlar hasta que se abren que es cuando dejan las semillas expuestas. Hasta que llegue el momento de ser sembradas las vamos a guardar en lugar seco y fresco. Recién cuando hayan alcanzado 4 o 5 centímetros de altura habrá llegado el momento de ser trasplantadas al lugar definitivo. Si no queremos pasar por todo este proceso, las semillas se consiguen en cualquier vivero.

Espacio y diseño

El diseño de los canteros suele hacerse según la altura de los plantines de estación. Los más bajos (como los pensamientos) son los denominados de primer piso y deben ubicarse en los bordes de los canteros. La recomendación es hacerlo cada 15 cms entre una y otra planta. El segundo piso lo vamos a formar con plantines de una altura mayor que podrían ser: Prímulas o Begonias (hortensia de invierno) o Narcisos. Ya el tercer piso, lo formaremos con: Lavandas, de la que es ideal la variedad Papillón, de grandes flores violetas y follaje gris.

Sus raíces

La viola Tricolor o pensamiento, es una planta que tiene una historia enorme, muy relacionada a su pariente cercano, la violeta. Se las cultivaba en el siglo IV a.C. en Grecia. Los híbridos cultivados actualmente provienen de Inglaterra, donde a comienzos del siglo XIX, hubo un jardinero, William Thompson, que inicio el cruzamiento de diferentes especies, dando origen a los híbridos que después se volverían muy conocidos y famosos por toda Europa y los Estados Unidos.

Es creencia popular que cada color que tienen los pensamientos o viola, tienen un significado diferente. Tres colores juntos, es recuerdo (de ahí que se los conozca como nomeolvides), el blanco, representa el candor. Los de origen silvestre arrastran la fama de traer amor, motivo por el que se los usa en la preparación de ciertas pócimas amorosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*