Estilo Loft: George Ranalli

Hay formas que por sólo verlas nos podemos dar cuenta a quien pertenecen, quién las ideó, quien las diseñó. Eso pasa con George Ranalli, las formas que diseña. Tener en cuenta hasta el último detalle es su característica. Formas recortadas, placas, geometría es lo que lo caracteriza.

K-loft

Es un proyecto de renovación de un loft de 195 m2 en la zona de Chelsea en la ciudad de New York. La casa le pertenece a dos artistas y a su pequeño hijo. La idea era remodelar el loft para que haya  más espacios privados, pero sin perder la sensación de amplitud  y libertad que tienen los lofts. Se construyeron dos dormitorios, una cocina nueva y un segundo baño también.
El diseño realizado consta de incluir volúmenes simplemente dentro del loft existente, por lo que la intención y sensaciones originales prevalecen, aquellos detalles que lo destacan. Al incluir de forma simple los nuevos volúmenes, se han generado otros tipos de espacios “incidentales” en los cuales pueden desarrollarse otro tipo de interacciones.

El espacio principal, ha sido ocupado por la sala de estar, comedor y cocina integrada. Se ha mantenido la pared de ladrillo visto y techo en bovedilla, lo cual aporta el toque perfecto de rusticidad. En contraste, el piso, en madera color clara. Se ha equipado la sala con sillones con estructura en madera, de color similar al del piso, con asiento tapizado en tela color negro y almohadones de gran tamaño, como respaldo, en color blanco.
Un mesa de centro con doble tapa en acrílico translúcido con un simple florero con margaritas, adornan esta sala.
La mesa del comedor, es en madera, con posibilidad de ampliarla. Posee, acompañando, cuatro sillas con estructura en hierro y ratán.

La característica de George Ranalli se ve repetida en todo el espacio, formas geométricas, recortes, placas en materiales diferentes del fondo. También en la cocina se vislumbra su toque. Del tipo americana en color marfil.
Las esquinas están protegidas con grandes paneles de madera de abedul terciada, cortados con perfiles irregulares para ayudar a establecer un segundo rango de escala para el ambiente.
Todas las puertas, lámparas, gabinetes u otros objetos decorativos están especialmente diseñados como parte de la obra.

Loft de la calle 22

También ubicado en New York. En este caso la idea era trasladar el dormitorio y dejar más despejada el área de la sala de estar. Esto permite que emerja una forma que define el espacio de estar opuesto a un muro vidriado, por lo cual el estar y el comedor se hallan bañados por luz natural, continua durante todo el día.
Un pequeño escritorio protegido por la escalera al dormitorio.
En el dormitorio se ha colocado un baldaquino dorado con láminas de bronce, produciendo reflejos de la luz del exterior muy interesantes, modificando el color y aumentando la intensidad. El bronce tiene una terminación mate opaca.

La luz de las lámparas especialmente diseñadas crea un resplandor dorado en el dormitorio.
Todos los muebles, estantes y artefactos de iluminación son diseñados como una continuación del trabajo producido en las formas más grandes.
El cuero, el mármol y bronce se unen para acentuar la yuxtaposición de tratamientos de las superficies. Los muebles se diseñaron como una forma autónoma pero relacionadas íntimamente con la arquitectura del espacio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*