El mantenimiento de las moquetas

Para el correcto mantenimiento de moquetas solo deberemos disponer de algunos materiales como por ejemplo: un cepillo de cerdas firmes y duras, un sacabocado, un martillo, cinta adhesiva, una cuchilla y un poco de cola.

Eliminando las manchas

Lo principal será eliminar las manchas a medida que vayan apareciendo, es sabido que una mancha vieja es más difícil de limpiar. Comenzando con la limpieza de manchas, debemos raspar sobre la superficie sucia con un cuchillo o una espátula. Si la mancha fue originada por un producto líquido aplicaremos un papel secante. Luego utilizamos un quitamanchas con un trapo; lo empapamos muy bien y lo presionamos de manera fuerte contra la moqueta por algunos instantes. Tendremos en consideración que algunos quitamanchas atacan y dañan la moqueta, haremos antes una prueba sobre un trozo de moqueta sobrante o de lo contrario sobre alguna zona que sea poco visible. Para finalizar, cepillamos enérgicamente. Podemos repetir la operación en caso que la situación lo amerite.
Si después de limpiar la zona de la moqueta se ha quedado demasiada húmeda, la solución para secarla será ubicar sobre ella varios papeles secantes y presionar mucho; también podemos emplear un secador de pelo. Es posible también que la superficie que estamos tratando se haya quedado más clara que el resto y se noten los cercos, podemos oscurecerlos aplicando pequeñas cantidades de ceniza de tabaco o polvo y luego cepillando.

Reparando desperfectos grandes

Para solucionar un estropicio grande y desgarrones pronunciados, tendremos que colocar un cuadrado perfecto de moqueta nueva sobre la región afectada. Para mayor eficacia lo podemos clavar ligeramente. Luego usando el mencionado trozo como unidad o patrón, recortamos muy cuidadosamente con una cuchilla la moqueta de abajo. Sustituimos el trozo dañado por el nuevo verificando la similitud de tamaños. Pegamos con cinta adherente por las dos caras o con cola de contacto.

Las quemaduras

Cuando se ha producido una quemadura de tabaco, hay que retirar la superficie que figure estropeada. Para ello, lo mejor será utilizar un sacabocado de 10 o 15 mm de diámetro y un martillo. Con el sacabocados cortamos un círculo de moqueta nueva de un trozo sobrante y lo ubicamos en el agujero con bastante cola en el fondo para asegurar la adhesión.

Para finalizar estudiemos ahora como limpiar de mejor forma las manchas más comunes:

Bebidas alcohólicas – aplicar una mezcla de 3/4 de alcohol y 1/4 de agua

Azúcar – frotar con agua y luego con un poco de alcohol

Orina – frotar con hielo y dejar secar. Luego aplicar vinagre y agua.

Leche – aplicar benzol con alcohol y agua en partes iguales.

Café o té – aplicar alcohol y vinagre al 50 %.

Chocolate – aplicar amoníaco y agua en partes iguales.

Vino – limpiar con agua y jabón.

Bolígrafo – aplicar benzol y luego alcohol con un poco de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*