El balcón, un espacio más para aprovechar

Teniendo en cuenta estas características, un cerramiento para balcón (por ejemplo en aluminio pintado) será una excelente oportunidad para ganarle superficie a nuestro departamento. Asimismo, las distintas opciones y acabados que hoy pueden registrarse serán también una garantía sobre el aspecto decorativo de esta solución.

Gracias a un buen cerramiento, cualquiera de los ambientes del departamento que cuente con un balcón puede ser ampliado en gran manera, ya sea alguna de las habitaciones, el living o el estar. Además, de acuerdo a las necesidades de cada familia, el espacio (convenientemente cerrado) puede transformarse en sala de estudio o de lectura, biblioteca o incluso en un mini-dormitorio.

En características generales, los balcones no exceden el metro de profundidad, por lo cual se hace imprescindible retirar las hojas de las ventanas para que ese espacio se integre con el ambiente. Es una recomendación de la mayoría de los arquitectos y especialistas, que de esta forma intentan solucionar la típica estrechez de los balcones.

Hay una variedad o tendencia que puede ser más beneficiosa: los balcones-terraza, que se emplean en gran medida en las torres y edificios más nuevos. En estos casos, la mayor amplitud de estos espacios permite que al aplicar un cerramiento podamos crear un nuevo y extenso ambiente para el departamento.

Diferentes opciones

Dentro de los tipos de cerramientos que pueden encontrarse, el material que más se utiliza es el aluminio, debido a que es liviano y fácil de manipular en su instalación. Además, posee excelentes condiciones de cerramiento y aislamiento, por lo cual el viento o el agua nunca serán problemas. Asimismo, es muy simple su mantenimiento.

La instalación de un cerramiento de aluminio para el balcón se concreta en seco, sin emplear ningún tipo de mezcla y sin la necesidad de romper ninguna pared. Se fijan con tarugos plásticos, para luego sellarse con productos especiales, como por ejemplo el poliuretano expandido. También es importante tener en cuenta el tiempo: con este material, un cerramiento se coloca en sólo un día.

Con relación a los precios, mucho dependerá de la extensión del balcón y de la calidad del material empleado, además del vidrio a utilizar. Por ejemplo, existen cerramientos de aluminio natural sin anodizar y otros de aluminio anodizado, que facilitan una protección contra el óxido. Los vidrios, en tanto, pueden ser simples o dobles. En éste último caso, se obtiene un mejor y más efectivo aislamiento térmico y acústico.

La cuestión legal

Hay un detalle muy importante a tener en cuenta: antes de colocar el cerramiento se deben cumplir algunos requisitos legales. No podrá cerrarse el balcón si el mismo supera la frontera donde concluye el edificio y comienza la vereda, o si el balcón se encuentra orientado hacia el contrafrente y supera la línea de frente interno. En todos los otros casos, no habrá inconvenientes para realizar el cerramiento.

En cuanto a los impuestos, como el cerramiento amplía la superficie cubierta de la propiedad, el titular debería presentar un plano con los agregados correspondientes. También es preciso, al tratarse de una vivienda bajo reglamento de copropiedad, que el consorcio apruebe la modificación, para lo cual se exige la conformidad del 100% de los vecinos del edificio.

En resumen, si posee un balcón en su departamento y el mismo se encuadra dentro de las disposiciones legales, evidentemente puede ser una gran oportunidad para ampliar su vivienda y lograr más confort y calidad de vida. Asimismo, la estética de la propiedad no se verá amenazada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*