Decapado de muebles antiguos

Aunque podamos pensar que quitar el recubrimiento venido a menos de un mueble antiguo será un dolor de cabeza, lo cierto es que el decapado es un proceso sencillo. Con un poco de paciencia y de fuerza en nuestros brazos obtendremos resultados que nos devolverán con creces el trabajo realizado.

No obstante, para llevar a cabo un proceso de restauración es fundamental disponer de tiempo y tener la suficiente paciencia para realizar las diferentes etapas del mismo. El decapado, que es el primer paso de una restauración, consiste en limpiar el mueble eliminando todo vestigio de barniz o pintura y muchas veces este procedimiento lleva tiempo.

Antes de comenzar
Idealmente trabajarás al aire libre o en su defecto en un ambiente muy ventilado. Recuerda proteger tus ojos y manos durante el proceso de decapado porque estarás en continuo contacto con solventes sumamente irritantes para la piel.

Necesitarás, además de los lentes y los guantes de protección, pinceles, espátulas, un cepillo con cerdas metálicas, algo punzante que sirva para quitar la pintura depositada entre las molduras del mueble y lijas. Evita utilizar herramientas nuevas porque seguramente se estropearán con el solvente y asegúrate que la espátula no esté demasiado afilada; de lo contrario correrás el riesgo de astillar el mueble.

Asegúrate de usar solventes que preserven las cualidades naturales de la madera (existen algunos productos que la oscurecen) y evita trabajar bajo el sol.

Decapando la madera
Luego de aplicar la primera capa solvente notarás que la pintura comenzará a arrugarse y se formarán ampollas que se desprenderán solas con el vaivén del pincel. No dejes que la ansiedad te gane y antes de comenzar a trabajar con la espátula, aplica una segunda capa del producto y déjala actuar durante diez minutos. Aprovecha para alejarte de la zona de trabajo porque durante el proceso se desprenderán sustancias tóxicas.

Si el mueble a decapar tiene decoraciones talladas o molduras tendrás que esforzarte un poco más. Emplea un destornillador pequeño o lo que te quede más cómodo. Termina el proceso de rascado utilizando el cepillo metálico para retirar cualquier resto de pintura de los poros de la madera.

Si el mueble tiene decoraciones realmente intrincadas tendrás que aplicar el solvente una vez más y repetir el proceso en la zona difícil.

Para recuperar el color original de la madera aplica una solución al 50% de amoníaco y 50% de agua oxigenada 110 volúmenes.

Para finalizar
Cuando el proceso de decapado ha finalizado es el momento óptimo para decidir si se dejará la madera al natural o si será necesario disimular los desperfectos con una laca opaca. No es recomendable tomar este tipo de decisiones antes de finalizar el decapado porque no podemos saber cuáles son los resultados que obtendremos hasta el final.

Cualquiera sea la decisión que tomes, es importante que protejas la madera que has recuperado con tanto esfuerzo de los insectos y de su entorno en general. Si deseas que tu mueble tenga un aspecto natural, puedes aplicarle cera y utilizar luego un taladro con un disco especial para pulir. (Recuerda que el pulido debe ser superficial para que no queden huellas circulares que serán muy difíciles de disimular.)

Si por el contrario tienes pensado cubrir el mueble con un color, deberás seguir determinados pasos para lograr resultados óptimos. Hablaremos de los procesos de laqueado más adelante. ¡No te lo pierdas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*