Cómo mantener rejas de hierro y otros materiales

¿Cómo mantener su estética a lo largo del tiempo? Evidentemente, deberemos pensar en ello ya que se trata de accesorios que otorgan un toque personal a nuestro hogar. Sin embargo, al tratarse de elementos expuestos a la intemperie debemos saber que se verán afectadas por el sol, la lluvia y las temperaturas extremas.

Tratamientos

Por todo esto, siempre es recomendable renovar la pintura de las mismas una vez al año, aunque siempre extrayendo en principio el óxido que pueda haberse acumulado, sobretodo debido a la humedad y las lluvias. En climas marítimos, esta condición se verá por supuesto intensificada.

¿Qué posibilidades tenemos para extraer el óxido de las rejas?. En primer término es factible utilizar lija, ya que existen en el mercado diferentes tipos, que se adaptan a las características del material a intervenir. Es quizás la mejor alternativa cuando existen de por medio decorados o motivos complejos, siendo aconsejable también trabajar con ellas sobre el material húmedo.

Neutralizadores y pinturas

Otra opción son los neutralizadores. Son productos químicos de consistencia aceitosa, que se aplican con pincel sobre las rejas. Se trata de una solución relativamente nueva, aunque la reacción que provocan es efectiva para eliminar el óxido acumulado en las rejas.

Una tercera alternativa son las pinturas llamadas “dos en uno”. Se trata de una clase de pinturas especialmente creadas para aplicarse sobre superficies oxidadas. Justamente es la pintura la que paraliza al óxido, aunque tiene como desventaja que no se trata justamente de la solución más estética o fina, más allá de su posible practicidad.

Más posibilidades

Otra alternativa es extraer el óxido a través de una máquina amoladora de alta velocidad, que luego de aplicarse sobre la zona requiere terminar el tratamiento limpiando la superficie con un trapo con gasolina. Una vez que el óxido se ha eliminado, se aplica una base de pintura antioxidante y luego otra de pintura común para acabar decorativamente las rejas.

Vale tener en cuenta, antes de aplicar cualquiera de estos productos, la importancia de limpiar en profundidad el área. De esta forma, estaremos evitando la acumulación de polvo y suciedades. Luego del tratamiento antioxidante, además, se puede aplicar una capa de esmalte una vez que la zona esté completamente seca.

En resumen

El mantenimiento de las rejas requiere de un trabajo metódico, que debemos estar dispuestos a realizar si nuestro objetivo es mantener la estética de la zona de ingreso al hogar. Para ello disponemos de una amplia gama de opciones y productos en el mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*