¿Cómo aprovechar el agua de lluvia en casa?

¿Cómo aprovechar el agua de lluvia en casa?

El agua es vida. Gracias a ella crecen las plantas, fuentes de oxígeno y, también, de alimento, materiales de construcción o de tejidos. Además, el agua sirve para producir electricidad y resulta vital para cocinar y para mantener nuestros cuerpos y casas limpios. Sin embargo, la gran parte del agua de lluvia que llega a nuestra vivienda se pierde. Para evitarlo y convertir tu hogar en una vivienda saludable, en este post, te contamos algunos trucos para recoger y aprovechar el agua que cae del cielo.

Usos que dar al agua de la lluvia

Las posibilidades que te ofrece el correcto aprovechamiento del agua que llega del cielo se pueden agrupar en dos grupos diferentes:

  • Actividades en el exterior de tu vivienda. Nos referimos a emplear el agua recogida para lavar el coche (siempre dentro de tu propiedad), regar las plantas de tus macetas o jardín o, también, para rellenar tus fuentes o estanques.
  • Actividades de interior. Al no haber pasado por procesos para convertirla en potable, el agua de lluvia es mucho más suave que la que sale del grifo. Por este motivo, resulta perfecta para la limpieza o para el funcionamiento de lavadoras, secadoras o planchas.

Cómo sacar recoger el agua de la lluvia

Para poder utilizar el agua de lluvia en las labores anteriormente citadas, primero necesitas una cierta infraestructura para recogerla y almacenarla. A menudo, los circuitos recolectores de lluvia son muy caros. Por eso y, con el objetivo de que tu ahorro sea total, te contamos cuáles son los elementos fundamentales con los que debe contar un recolector para que te lo montes tú mismo:

  • Una cubierta y, a poder ser, que presente una ligera inclinación para favorecer que el agua discurra y no se quede estancada.
  • Canalón. Permitirá vaciar la cubierta y conducir el agua hacia el o los depósitos.
  • Filtro. Siempre es necesario contar con uno que separe la suciedad (barro, hojas o insectos) y evite, así, dañar el depósito.
  • Depósito. Se trata del lugar donde guardarás el agua. Puedes tenerlo tanto al aire libre como enterrado.
  • Bomba. Te permitirá hacer llegar el agua a los lugares que necesites.

Como ves, fabricar tu propio sistema de almacenamiento de agua no sólo es fácil, sino que te permite ahorrar en agua y convertir tu hogar en un lugar más respetuoso con el medioambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*