Bricolaje > Hazlo tú mismo

Tres maneras de hacer cuencos

Escrito por admin / 23 de septiembre de 2008

Los cuencos pueden resultar elementos atractivos a la hora de decorar el living de la casa, colocándolos como centro de mesa o utilizándolos como caramelero. Aunque estas son sólo dos de sus múltiples usos. Los cuencos se pueden realizar de diferentes materiales y con varios tipos de decorativos. Presentamos tres modos de hacer cuencos a base de papel.

Los cuencos son elementos de decoración para el hogar que resultan atractivos y que pueden utilizarse de varias formas diferentes y en distintos lugares de la casa. Se pueden colocar tanto como centros de mesa, como objetos de decoración en bibliotecas o estantes.
Presentamos tres manera de realizar cuencos utilizando el papel como elemento base.

Moldes para cuencos

Para realizar los cuencos utilizando papel, se hace necesario partir de la base de un molde que sirva como base para el trabajo. Los moldes se pueden realizar de algún material lo suficientemente blando como para manipularlo satisfactoriamente, y lo suficientemente estable para que una vez lograda la forma, se mantenga.
Aconsejamos el uso de plastilina o algún tipo de arcilla análoga.
Utilizando plastilina, la forma del cuenco y su tamaño correrán a gusto suyo. La idea es formar un tazón más o menos abierto y más o menos profundo según prefiera.

Cuenco de cartapesta

Una vez terminada la forma del cuenco en plastilina procederá al trabajo con la cartapesta. Para esto corte a mano varias tiras de papel de distintos tamaños. Recuerde que para las partes curvas, como los bordes del cuenco, es recomendable utilizar pedazos de papel chicos, y para las partes más alargadas, como los lados, se pueden utilizar cortes más grandes de papel.
Siguiendo las técnicas explicadas para el manejo de la cartapesta, vaya cubriendo toda la superficie de la plastilina con el papel. Tanto como para que no se note ningún rastro de la base. Es recomendable lograr al menos dos capas de cartapesta.
Una vez finalizada la tarea deje secar durante al menos 24 horas, si es posible, al sol. El acabado final será liso. Tal vez le queden redobles del papel o vértices angulosos producidos por superposiciones del papel. Para quitar estas imperfecciones, una vez seco, pase una lija fina con suavidad por estas protuberancias cuidando de no pasarse y de no aplicar excesiva fuerza.
Por último decore el cuenco pintándolo con acrílicos. Tal vez sea interesante dar una primera mano de pintura blanca para homogeneizar el color y luego si, decorar con colores a gusto. Una clave: al momento de pintar, moje el pincel en agua y esto le dará al cuenco diferentes graduaciones de tono. Aunque si su intención es lograr un aspecto homogéneo, use la pintura a seco.

Cuenco de papel maché

En el caso de los cuencos hechos de papel maché, la base puede ser la misma, es decir plastilina, o también cuencos industriales hechos de madera, plástico o metal que se pueden adquirir a precios muy económicos en cualquier tienda del ramo.
El trabajo es diferente porque no se cubrirá toda la superficie de la base sino solo uno de sus lados, el interno o el externo según el tamaño que se le quiera dar al cuenco. Esto es debido a que el papel maché ya tiene un grosor suficiente para soportar por si sólo la estructura del cuenco.
Trabaje colocando sobre la base la pasta de papel y trate de mantener un grosor homogéneo en toda la superficie. Utilizar papel maché le da la posibilidad de adosar elementos de decoración en la pasta mientras está todavía fresca. Por ejemplo, puede colocar piedras de colores en los bordes del cuenco, como adorno del mismo, o cualquier otro elemento que se le ocurra y crea que pueda servir como ornamentación.
Finalizado el trabajo deje secar durante al menos 24 horas, y si es posible, también al sol.
Una vez seco remueva la base que utilizó y lije con suavidad el cuenco para eliminar imperfecciones. Luego pinte según su gusto.

Cuenco mixto

Por último se puede hacer una mezcla de las dos técnicas y hacer un cuenco con base papel maché y una decoración superior de cartapesta.
Para esto debe hacer el cuenco en papel maché y luego, una vez que esté seco, utilizar cartapesta para darle un estilo especial. La idea es que el trabajo final refleje el papel maché por un lado y la cartapesta por el otro, por lo que deberá utilizar esta última para cubrir partes del cuenco, como el interior, o tiras rectas del exterior. O puede también cortar figuras geométricas en papel con las que trabajar la técnica de cartapesta.
Es un trabajo divertido de realizar que se vislumbra mejor en el mismo hacer. Por lo que lo recomendable es poner manos a la obra y practicar los distintos métodos y dejarse llevar por la inspiración.

Tags: , , , ,

No hay comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Quieres dejar un comentario?

Deja un comentario