Arreglo de humedades

Lo primero… será averiguar cuál es la fuente de las humedades y reparar la avería. Luego habrá que esperar que la región afectada se seque totalmente, tenga paciencia, esto puede tardar varios días.
Con un cepillo de alambre o de cerdas duras eliminamos de la pared todos los relieves que encontremos y los revoques levantados. Retiramos las zonas desconchadas con una espátula de dimensiones acordes a la extensión a trabajar.

El siguiente paso… debe ser desempolvar toda la superficie. A continuación aplicamos con una brocha, pistola o rodillo, una mano del producto impermeabilizante. Esperamos que seque y pasamos una segunda mano. El impermeabilizante es un líquido bastante denso que se comercializa en botes e impide que aparezcan nuevas manchas de humedad. Con aguaplast emplastecemos todas las irregularidades y grietas, logrando que la pared quede bien lisa. Después la podemos pintar o revestirla según sea nuestro deseo.

Si la humedad en las paredes se ha extendido mucho, en lugar de utilizar el impermeabilizante podemos instalar papeles o membranas metalizadas. Estas disponen de una lámina de material metálico en una de sus caras, y se pueden conseguir en cualquier tienda o comercio de pinturas. Para una mejor colocación debemos actuar de la siguiente forma: le pasamos a la pared afectada una mano de cola de contacto a la cual podemos diluir al 50 % con algún disolvente confiable. Al otro día encolamos nuevamente la pared y dejamos que comience a secar. Ubicamos el papel o membrana superponiendo cada tira unos diez milímetros sobre la anterior. Es una tarea para realizar con mucha precisión. Si por algún motivo nos viésemos obligados a despegar el papel metalizado, podemos hacerlo fácilmente calentándolo con una plancha.

Superficies muy deterioradas

Para la situación de una superficie demasiada dañada con excesivo desprendimiento de revoques y del enlucido, anulamos primero el origen de la humedad. Tendremos que picar la pared con un cincel o piqueta y un martillo hasta alcanzar la zona de revoque que no esté afectada. Podemos raspar las regiones menos perjudicadas, mojar con agua y rellenar con yeso u otro material similar. Permitimos que seque bien por espacio de varios días y aplicamos impermeabilizante o algún producto sellador. Dejamos secar y estará pronta para pintar de nuestro color predilecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*