Bricolaje > Reparaciones

Arreglo de humedades

Escrito por admin / 15 de septiembre de 2008

La humedad en las paredes, originadas habitualmente por filtraciones de agua, no sólo castiga al revestimiento bajo el que se registra, sino que también se extiende. Por esto, debemos cortar desde la raíz este perjuicio y para hacerlo necesitaremos de un cepillo duro, una brocha, cola de contacto, espátula y un impermeabilizante o en su defecto papel metalizado.

Lo primero… será averiguar cuál es la fuente de las humedades y reparar la avería. Luego habrá que esperar que la región afectada se seque totalmente, tenga paciencia, esto puede tardar varios días.
Con un cepillo de alambre o de cerdas duras eliminamos de la pared todos los relieves que encontremos y los revoques levantados. Retiramos las zonas desconchadas con una espátula de dimensiones acordes a la extensión a trabajar.

El siguiente paso… debe ser desempolvar toda la superficie. A continuación aplicamos con una brocha, pistola o rodillo, una mano del producto impermeabilizante. Esperamos que seque y pasamos una segunda mano. El impermeabilizante es un líquido bastante denso que se comercializa en botes e impide que aparezcan nuevas manchas de humedad. Con aguaplast emplastecemos todas las irregularidades y grietas, logrando que la pared quede bien lisa. Después la podemos pintar o revestirla según sea nuestro deseo.

Si la humedad en las paredes se ha extendido mucho, en lugar de utilizar el impermeabilizante podemos instalar papeles o membranas metalizadas. Estas disponen de una lámina de material metálico en una de sus caras, y se pueden conseguir en cualquier tienda o comercio de pinturas. Para una mejor colocación debemos actuar de la siguiente forma: le pasamos a la pared afectada una mano de cola de contacto a la cual podemos diluir al 50 % con algún disolvente confiable. Al otro día encolamos nuevamente la pared y dejamos que comience a secar. Ubicamos el papel o membrana superponiendo cada tira unos diez milímetros sobre la anterior. Es una tarea para realizar con mucha precisión. Si por algún motivo nos viésemos obligados a despegar el papel metalizado, podemos hacerlo fácilmente calentándolo con una plancha.

Superficies muy deterioradas

Para la situación de una superficie demasiada dañada con excesivo desprendimiento de revoques y del enlucido, anulamos primero el origen de la humedad. Tendremos que picar la pared con un cincel o piqueta y un martillo hasta alcanzar la zona de revoque que no esté afectada. Podemos raspar las regiones menos perjudicadas, mojar con agua y rellenar con yeso u otro material similar. Permitimos que seque bien por espacio de varios días y aplicamos impermeabilizante o algún producto sellador. Dejamos secar y estará pronta para pintar de nuestro color predilecto.

Tags: , , ,

No hay comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Quieres dejar un comentario?

Deja un comentario